Josep Burcet Llampayas
 
menú català
activitat   paradigmes   links   docs
menú español
actividad  paradigmas  links  docs
English menu
activity  paradigms  docs
     
 

Para estar al corriente de novedades sobre el paradigma de la comunicación:

aqui
 
 
 

El paradigma de la comunicación

El diseño del futuro inmediato
Fundamentos teóricos y propuestas prácticas

VI

 

PARADIGMA DE LA COMUNICACIÓN

En los apartados anteriores (si no ha leído aún esos apartados: ver índice) hemos visto como la comunicación está en la base del funcionamiento de los organismos vivos y que, al mismo tiempo, es la sustancia primordial que asegura el funcionamiento y la propagación de la realidad social. Acabamos de ver también que es el instrumento clave para lograr procesos de crecimiento cualitativo. La comunicación está en la base de todo. Pero el caso es que no siempre acontece con el mismo grado de eficiencia. Hay corrientes de comunicación que dan mejores resultados que otras.

Tal como planteo el paradigma de la comunicación, una corriente de comunicación no acaba en el momento en que el significado ha llegado a su destinatario. Hay una parte ulterior que incluye la persistencia de los efectos de esta comunicación.

La plena realización de un acto de comunicación incluye, por tanto, los efectos que produce. En consecuencia, se puede decir que una corriente de comunicación no puede darse por concluida hasta tanto sus efectos no se han extinguido completamente. Los efectos de una corriente de comunicación sobre las emociones, sobre el utillaje cognitivo que cada uno usa y sobre el comportamiento pueden persistir durante mucho tiempo y podrían llegar a ser eternos si los que han estado involucrados o sus descendientes no desaparecieran nunca.

Eso quiere decir, lisa y llanamente, que la comunicación se acumula y que un incremento exponencial de comunicación produce una acumulación de efectos doblemente exponencial. Es importante valorar esos pormenores, en el momento de ponerse a hablar de la eficiencia de una corriente de comunicación.

Si hablásemos de la eficiencia de la comunicación, creyendo que la comunicación se agota tan pronto como el mensaje llegar al receptor, diríamos que esa eficiencia depende únicamente de que 1) el mensaje haya sido correctamente formulado, 2) correctamente emitido, 3) que se haya propagado sin pérdidas y que, al final, 4) haya sido correctamente interpretado por el receptor.

Pero si entendemos la comunicación como un fenómeno de engloba también los efectos que produce, entonces, la percepción de su eficacia adquiere una dimensión más amplia y significativa. Su eficacia, en tal caso, ya no depende únicamente de la emisión, la propagación y la recepción, sino también de su impacto ulterior sobre el estado de la realidad. 

Desde el punto de vista del paradigma de la comunicación que presento aquí, un flujo de comunicación altamente eficiente se puede definir como el resultado de un intercambio satisfactorio de significados y de la disipación exitosa de la respuesta emocional y mental suscitadas. Para obtener tan buenos resultados es necesario que los compuestos de novedad/confirmación intercambiados hayan tenido la carga óptima para todos los involucrados.

El corolario de esta definición es el siguiente:

  1. La idea del compuesto novedad/confirmación óptimo significa que para cada persona y para cada ocasión, el compuesto ideal debería tener una composición particular. Esto significa que, para alcanzar un nivel alto de eficiencia, cada compuesto debería estar muy personalizado. En consecuencia, todos los avances que podamos hacer en materia de personalización, son cruciales para acelerar nuestro crecimiento cualitativo.
  2. Todas las acciones e iniciativas orientadas a derribar los obstáculos que impiden alcanzar un alto grado de personalización son de una gran importancia estratégica.
  3. Todos los progresos que logremos realizar en el empeño de lograr una disipación exitosa de la respuesta emocional, han de ser considerados como elementos facilitadores de la comunicación y, por lo tanto, así mismo, como vectores de crecimiento cualitativo.

Eficacia de la 
comunicación y libertad

Ahora es el momento de ver cuales son los efectos de la comunicación en el terreno de la multiplicación de las posibilidades de opción. El primero y más importante de todos es la expansión de la libertad.

Sin ningún titubeo, se puede decir que existe una estrecha relación entre la calidad y la intensidad de la comunicación, por un lado, y el desarrollo de la liberad efectiva, por el otro. Cuanto mejor es la comunicación, mejores y más numerosas son las alternativas que uno puede elegir.

Pero antes de seguir, convendrá especificar que es lo que significa esa expansión de la libertad, en la práctica cotidiana.

Es usual considerar que existen sociedades en donde el ejercicio de la libertad es un derecho constitucional que se respeta y se protege. Esos formalismos jurídicos son evidentemente una reflejo de ciertos progresos en la libertad real de la gente, pero esta situación no debe obscurecer el hecho de que el nivel real de libertades efectivas es todavía precario. En esas sociedades hay todavía millones de personas atrapadas durante años y años por trabajos que les aburren, forzadas a cumplir unos horarios que detestan y recluidas en situaciones cuyo ambiente les resulta insoportable. Todas esas personas, si pudieran, dejarían esas ocupaciones, pero el caso es que no se lo pueden permitir. No tienen la libertad suficiente para hacerlo. Hay todavía muchos millones de personas suspirando por una ganancia económica súbita que les permitiera librarse del trabajo que hacen, de las personas con las que conviven o del lugar en donde residen.

Para todas esas personas, la liberación no va a llegar por el camino de ganar una quiniela o pillar un gordo de la lotería. Si no es por ahí, ¿por donde puede ser? ¿o es que no hay camino?

Mi tesis es que si existe ese camino. Es lento, dificultoso, nada inmediato, tal vez para algunos desesperante. Pero es seguro; es el camino de la intensificación y la mejora cualitativa de la comunicación.

Ya he mencionado en otro lugar que tenemos evidencias empíricas de que una exposición a la comunicación multiplica las oportunidades para elegir entre opciones diferentes. En la actualidad, las personas que utilizan de forma asidua e inteligente los distintos medios de comunicación (desde el teléfono e Internet hasta la prensa, o los libros), tienen más posibilidades de opción que las personas que viven en condiciones de comunicación más restringidas.

Viendo las cosas desde otro ángulo, se puede observar también con suma facilidad que los ciudadanos de las sociedades más densamente comunicadas disfrutan de más opciones que las personas que viven en áreas cultural o geográficamente aisladas.

No quisiera dejar este asunto por concluido sin antes dejar sentado que el uso de los distintos cachivaches tecnológicos es solo el aspecto más superficial de la intensificación de la comunicación.

La comunicación se intensifica porque la nueva tecnología rompe barreras que hace solo pocos años eran insalvables. Ahora hay flujos caudalosos de comunicación que hace cuatro días eran impensables. Sin embargo, lo que confiere más fuerza a esta explosión de flujos, no es tanto la proliferación de los medios tecnológicos, sino el inicio de cambios en los contenidos de la comunicación y en su carga emocional.

Ha empezado a aumentar el grado de “verdad” en las interacciones que se establecen, ha empezado a disminuir el nivel de hipocresía, ocultación, engaño, simulación e intoxicación.  Está aumentando la tolerancia y el sentido del respeto hacia el otro. Están en marcha los primeros movimientos para abandonar la cultura del secreto y acceder a la cultura de la transparencia.

Todo eso contribuye a que cada vez hay más gente que conoce mejor y tiene más en cuenta lo que quieren realmente los otros e, incluso, ayuda ser más consciente de lo que quiere realmente uno mismo. La transparencia de la comunicación y la ausencia de engaños y ocultaciones también se refiere a la comunicación que cada persona mantienen consigo misma.

Esta es la parte más fuerte de la explosión de la comunicación. Con esos logros, y la amplificación que proporciona la nueva tecnología, la libertad efectiva de la gente se está expandiendo.

Ahora ya es el momento de imaginar como puede ser un ambiente mucho más denso de comunicación. La gente encontrará más fácilmente las opciones que le interesen y, al andar menos engañada, podrá hacer elecciones y comportamientos más apropiados y precisos.

Todo eso tiene el aspecto de una liberación.

 

... probablemente, la historia más emocionante,  jamás relatada
Ojee un ejemplar

Continuación

VIGOR E INTRODUCCIÓN DE NOVEDAD
(
VII)

Regresar a

DIMENSIONES COLECTIVAS DEL PROCESO DE NOVEDAD
(V)

Ir al índice del
Diseño del futuro inmediato

 


Interacciones
                    
Si desea comentar  esta página con un amigo  
Si desea enviar un comentario o sugerencia a Josep Burcet
Si desea participar o proponer alguna iniciativa relacionada con el tema de esta página
Si desea información a cerca de mi conferencia sobre el paradigma de la comunicación

 

El paradigma polimétrico  El impacto cultural del pensamiento polimétrico  Medida de la realidad paradójica
(Measuring paradoxical reality)